Historia de una Huerfana

Historia de una Huerfana
Mi madre

La historia de una Huerfana

La historia de una Huerfana
Apenas dias despues que enterraran a mi madre

lunes, 18 de enero de 2010

Mis hermanos y mi padre

Mi hermano mayor, Jose L era el mas apegado a mi padre. Lo seguia por dondequiera. Solo puedo especular e imaginar la gran falta que mi padre le haria cuando solo con cinco añitos se la pasaba de barra en barra buscando a mi papa. Y es ahi que empezo el refugio del cual iba a estar esclavizado gran parte de su vida.

Mi padre consideraba gracioso ver a mi hermano tan chiquito y borracho que comenzo a envenenar su cuerpito y dañar su mente. Abuela le dio sus buenas pelas y hasta en varias ocasiones salio a hablar con mi padre al respecto.

Mi hermano comenzaba el dia con tremenda borrachera se iba a dormir y ya para la tarde venia la segunda y despues por la noche la tercera. Un dia comenzo a vomitar sangre pero eso no lo detuvo y mas veces de las que quisiera contar venia un patron vicioso de decirle adios a la bebida y luego darle la bienvenida.

Tomo muchos años de abuso a su cuerpo con ese veneno corriendo por su sangre pero un buen dia sabiendo que su mayor debilidad eran las amistades cojio lo poquito que tenia de ropa y compro un boleto a Connecticut, fue y se despidio de mi y se fue.

Hasta el dia de hoy me recuerdo de su despedida, llore tanto que pense que mi pecho estallaria. Mis hijos no han podido compartir mucho con su tio, pero yo me eh encargado de que su recuerdo siga vivo en sus memorias. Entiendo que el no quiera volver a Puerto Rico por temor a tal vez volver a lo mismo... y asi fui privada de mi hermano mayor.

Mi hermano Edwin apenas tenia un añito cuando mi madre murio. Practicamente no nos criamos juntos pero si nos unieron lazos de amor tan grandes que ni la separacion fisica pudo con ellas. Para el yo fui su paño de lagrimas y tal vez el suplante de una madre. Lo cierto es que me buscaba mucho y a veces era tanta su carga que le cegaba el entendimiento y no podia ver las miles de posibilidades para un futuro mejor que se paseaban frente a sus ojos. Se refugio en vicios tambien y muchas promesas de dejar ese camino fueron rotas. Una vez le llevaron al cuartel de la policia, de ahi fue a Mision Rescate donde yo me enliste de voluntaria para llevar charlas y trabajar en la oficina con tal de estar cerca de mi hermano. Fue una de esas bendiciones disfrazadas pues aunque fui con un proposito, mi hermano, sali conociendo a jovenes que pasaban por el mismo dolor y quiero creer que con mis charlas pude ayudar a muchos. Lo cierto es que el mucho trabajo me hizo apartarme de Mision Rescate y perdi contacto.

Edwin se vino a vivir conmigo pero se fue a penas a los tres o cuatro meses pues no le gusto Florida. Sin embargo me llamaba mucho y hablamos hasta la saciedad. Era tanto la compenetracion que cuando a veces sonaba el telefono yo sabia que era el. Una noche llegue de la iglesia y escuche el timbre sabia que era el y que lo que me iba a decir no era nada de bueno. Asi fue me llamo para despedirse porque se iba a quitar la vida! Yo en Florida y el en Puerto Rico, la distancia me desespero me volvi loca tratando de buscar la forma de poder ayudarlo. Mi gratitud hacia Pocho, gran hermano y amigo que al llamarlo a eso de las 11:00 P.M. salio corriendo y fue a buscarlo y hablaron largo tiempo... mi hermano desistio. Aun asi la vida me tiro otra jugada y unos añitos mas tarde cuando sono el telefono no habiendo advertencia alguna recibi la noticia que se habia muerto. Esto fue un mayo 1997 y aun todavia me reuso a creer que mi hermano se me fue. No lo acepto prefiero pensar que vive en Puerto Rico aunque la direccion cambio al camposanto de Pozo Hondo. Cuanto lo extraño, Dudo, como cariñosamente le llamabamos, TE AMO mi vida por siempre vives en mi corazon...

Ivan mi hermano menor se que paso por su calvario y tribulaciones sin embargo prefiero pensar en nuestro ultimo encuentro a penas un mes atras donde junto a mi hermana disfrutamos y gozamos juntos.

Una de mis peliculas favoritas "Steel Magnolias" tiene una parte donde Sally Field acaba de enterrar a su hija y hablando con sus amigas le decia " es curioso pero dicen que los hombres son de hierro sin embargo no fue asi..." yo tambien digo lo mismo. No son de hierro sufren igual que nosotras las mujeres. Sin embargo opino que la capacidad para tolerar se hace mas facil en nosotras que no nos da temor vertir lagrimas que salen del alma hasta liberarnos de nuestros agobios y perdonar.

A mi padre, Jose (Coimbre)... lo veia pasar por las calles borracho practicamente todos los dias. Cruzaba la calle para no toparme con el. Sabia donde vivia, pero nunca me salio visitarlo, sin embargo a mis hijos desde pequeños les enseñe que ese era su abuelo. Un dia me encontraba caminando por la calle Victoria rumbo a mi casa en Daguey cuando de repente escuche la ambulancia pasar bien ligero y les dije a mis hijos, ahi llevan a su abuelo... clarividente? Lo cierto es que al llegar a casa el telefono estaba sonando y era del hospital de Añasco que me necesitaban para que diera datos personales de el. Llegue al hospital para contestar solo el nombre de el, no sabia fecha de nacimiento ni direccion, nada... solo el nombre. Llame a mi hermana y la espere en Centro Medico de Mayaguez donde fue trasladado. Al ella llegar hizo algo que yo no habia hecho, orar por el. Me pregunte al mirarla orar, Porque? no sabe ella quien es el? Que hace orando por un hombre que nos abandono? Vaya memoria la de ella. Al dia siguiente vino gente de la iglesia a verlo y seguian orando por el, yo me encontraba en una silla a su lado solo mirando y con rabia debo admitir... pero esa rabia fue apaciguando. Vi su cuerpo todo herido, la pierna rota por dos partes, una herida en la frente hecha con una piedra cuando cayo al suelo por el impacto de un carro y le dije... como es posible que tu nos abandonaras? Como es que tu permitiste todo lo que nos paso y no estuviste para ayudarnos? Como es que TU te limpiaste las manos y pasaste las responsabilidades a alguien que no tenia culpa... cuando iba por el cuarto reclamo senti la voz de Dios hablando a mi corazon y decirme: El no te abandono a ti, TU lo abandonaste a el, el te necesito a ti, porque yo cuide de ti, el necesito de tu amor, necesito tu ayuda y tu comprehension. Que bofetada mas grande, solo pude hecharme a llorar, pedirle a mi padre que me perdonara y suplicarle a mi Dios que no se lo llevara... por primera vez le dije "papa". Lo pude disfrutar unos meses pero ya su memoria no era la misma, el accidente le afecto la mente lo glorioso es que yo sabia quien era el aunque el no supiera quien era yo.


1 comentario:

  1. Estas son historias que tu quieres seguir leyendo. Estoy ansioso de que venga el proximo capitulo. Muy ispirador.

    ResponderEliminar