Historia de una Huerfana

Historia de una Huerfana
Mi madre

La historia de una Huerfana

La historia de una Huerfana
Apenas dias despues que enterraran a mi madre

sábado, 16 de enero de 2010

Mi historia

Nací en Añasco, Puerto Rico un febrero 21 de años atras y soy la segunda de cinco hermanos. Mi madre creo que se llamaba Isaura Mercado Martinez (porque mi madre tambien aparece en otros documentos como: Rosaura Mercado Martinez) y mi padre se llamaba Jose Antonio Nieves Santiago. Viviamos en una casita de madera sumamente pequeña, aun puedo cerrar mis ojos y verla... Tenia dos escalones en bloque, una puerta que se abria en dos, la cerradura era un canto de palo grueso que se atravesaba para asegurar la puerta y un pestillo por el otro lado. Al entrar estaba la pequeña sala y desde ella podias ver lo que decir era la cocina. Un fregaderito blanco se podia ver al abrir la ventana que daba para un patio lleno de sembraduras y una vista parcial de lo que se conoce como el cacerio de Añasco. La casa constaba de solo una habitacion donde solo habia una cama y una cuna que estaba ahi puesta para el bebe del momento. En ese ambiente deseo pensar que pase mis primeros felices añitos.

Mi abuela era una mujer demasiado estricta mandaba no solo en su casa sino en las de sus hijas y si la dejaban en el vecindario. Siempre tenia la voz cantante y nadie se atrevia a contradecirla. Ella quedo viuda a temprana edad y a veces pienso que mi abuelo tenia ese deseo de morirse antes de seguir con ella. Mi abuela tenia muchas posesiones que abuelo Ramon Mercado habia comprado, entre ellas tenian un solar con muchas cuerdas de terreno que dividieron para que sus hijos construyeran sus casas y vivieran todos juntos. Creo que se iba a llamar "La Finca de los Mercado". De los doce hijos que tuvieron solo hicieron sus casas alli cuatro; Mi tia "mita" Ana, Cayita, Toño y mi madre los demas se fueron lejos, la mayoria para Connecticut y solo dos se quedaron en Puerto Rico pero se fueron para el area metropolitana.

Mi madre era preciosa por dentro y por fuera y por ende llegaron muchos pretendientes pero de todos los que le llegaron se fijo en un hombre muy guapo, rubio de ojos verdes... hasta el dia de hoy no se como, cuando se enamoraron pero lo cierto es que mi madre quedo "enchuflada" y se casaron. Mi padre para ese entonces se enlisto en el ejercito y cuando regreso trajo una maleta de malos vicios que destruyeron las vidas de todos... un alcohólico impedernido fue lo peor. Mi madre quedo embarazada de mi hermano mayor; Jose L. y luego llegue yo, Maria de los Angeles(parece que mi pobre madre estaba bajo los efectos de algun sedante cuando me puso el nombre) al yo nacer mi abuela le dijo que la iba a mandar a operar para que no tuviera mas hijos pues decia que mi padre era un don nadie y ella queria que se divorciara tambien. Bueno me imagino a mi madre nerviosa tratando de ocultar la barriga pues habia quedado preña en la cuarentena y once meses mas tarde nacio mi hermana, Sulma. No se como mami volvio a ocultar la barriga pero lo que si se fue que el cuentito se repitio dos veces mas y nacieron; Edwin Antonio y Ivan.

Mi madre sufrio mucho en silencio pues no se atrevia a quejarse de todas las necesidades que estabamos pasando por las irresponsabilidades de mi padre. Ella prefirio cocinar lo poquito que tenia y darnos comida a nosotros y ella pasar hambre y fue asi que se enfermo y le dio leucemia. Murio una semana despues que fuera diagnosticada con esa terrible enfermedad y murio con el deseo de vernos por ultima vez. Resulta que ella fue recluida en la Clinica Perea en Mayaguez y de las pocas personas que para aquel entonces guiaban, mi padre era uno de ellos, cuando ella le suplico que por favor nos trajera al hospital porque estaba loca por vernos, mita Ana (mi tia) nos compro ropitas para que mami nos viera lindos, todavia recuerdo las ropitas, pantalon corto rojo, con una camisa de polka dot de diferentes colores, azul, amarillo, rojo y blanco, vistio tambien a mi hermano mayor con un pantaloncito corto, camisa blanca de mangas largas, nos sento en el sofa de su sala a esperar a papi pero el nunca llego y al otro dia mi madre murio. Yo apenas tenia cuatro añitos, Sulma tres, Edwin dos y mi hermano Ivan cinco meses el mayor tenia cinco años.

Que recuerdo yo de ese fatidico dia? Mi abuela gritando... remordimientos? dolor? creo que una mezcla de ambos. Un frio ataud de madera con un cristalito al frente como si mi madre estuviera en una vitrina, una cortina al fondo de un rojo purpura, unos escaloncitos que use para verla y el "shock" de ver a una mujer vestida en color de rosa con sus manos cruzadas, inerte aguantando un crucifijo. No se me parecio a mi madre... la que yo me recordaba... pero para mi hermana si pues me dijo que no hiceramos ruido que mami estaba durmiendo. Recuerdo la cssa de mi abuela que era donde la estaban velando, llena de gente, habia gente sentadas afuera, la mayoria hombres que me sentaban en sus faldas y me decian que eran mis tios, obviamente yo no sabia quien eran pues vinieron de connecticut.

El dia que enterraron a mi madre no me di cuenta, no se a donde nos llevaron (por lo menos hubo ese tacto) pero si se que junto con ella enterraron parte de mi vida. La vida como la conocia cambio drasticamente, ese dia perdi a mi madre y a mi padre que creyendo que no tenia mas responsabilidades nos abandono y pasamos a ser la carga de todos.

Yo reconozco que no es facil de momento tener una carga de cinco huerfanos, cinco bocas que alimentar y vestir, de eso me di cuenta ya adulta, pero en aquel entonces donde era una niñita no entendia el lenguaje: "como vamos a dividir los huerfanos" y asi como se divide algun material, nos dividieron, siempre dijeron que mi hermana y yo no nos iban a separar, el que cojiera una por obligacion cojia a la otra. Mi hermano mayor se quedo con abuela, mi hermano Edwin se quedo con Mita Ana, y mi pequeño hermano, el bebecito Ivan lo adopto mi tio Toño. Recuerdo claramente el dia que me dijeron que estaba prohibido decirle a Ivan que eramos hermanos, llegamos a ser sus primas.

Como me converti en la guardian de mis hermanos no me recuerdo pero si recuerdo las fustraciones de una niña que daba su vida porque no le pasara nada a sus hermanos. Recibi muchos cantazos, abusos de parte de mi abuela. Era una inquieta chiquilla que recorria las diferentes fincas, trepando en arboles de china, toronja, guayaba, buscaba mis aventuras lejos de los recrimenes de los adultos y me llevaba a mi hermana. Sin embargo abuela se le olvido que yo era apenas una chiquilla y me daba golpes por donde me cojiera. Una vez me azoto la espalda con una vara ceca dejandome la piel abierta, no se conformo con eso y me dio puños en la cara hasta cerrarme los ojos. Creo que despues de esa paliza como que lo penso dos veces en levantarme la mano parece que se dio cuenta que "se le fue la mano" como decimos los puertorriqueños.

Mañana: De casa en casa..., y mi vida en Connecticut.

1 comentario:

  1. Me encanta esta historia que se que es verideca. Me conmueve la forma en que te trataba tu abuela. Pero por lo poco que empiezas hablando de tu madre, pienso que era muy buena, quiero saber mas de esta historia, esta bien interesante. Esta como para hacer un libro, sera un exito.

    ResponderEliminar